HUMOR FILOSÓFICO

El Gallo

El Gallo (Rafael Gómez Ortega),

fue un torero español

muy famoso, hermano del

más famoso aún Joselito, que

se relacionaba con lo mejor

de la sociedad de su tiempo.

Cierto día alguien quiso presentarle

a Don José Ortega y

Gasset y al preguntar quién

era este señor le contestaron

que era el más eminente filósofo

español del momento.

Entonces, el matador pidió

que le explicaran en qué consistía

su profesión. “Los filósofos

se dedican a pensar” le

contestaron. Asombrado, el

Gallo contestó “Hay gente

pa' tó”.

martes, 25 de mayo de 2010

“SÓLO SÉ QUE NO SÉ NADA”

¿Nunca te ha pasado que cuanto más estudias, más te informas y más aprendes.... más te das cuenta de lo poco que sabes, y de lo muchísimo que te queda por conocer?


Yo creo que esta frase se refiere a eso, a que las personas, en comparación a todo lo que hay que saber, sabemos muy poco.

Es una reflexión humilde y sabia que hace Sócrates de sí mismo, ya que asume su ignorancia y la acepta para así poder aprender cada día más.

Una persona que pretende “parecer ser sabio”, en realidad, no lo es, ya que el conocimiento es ilimitado y nunca sabes lo suficiente. Estas personas que creen saberlo todo son los ignorantes, personas que no tienen interés por aprender porque creen que ellos tienen toda la sabiduría posible, cosa que es completamente falsa, por lo que ellos mismos autolimitan sus conocimientos. Así, nunca podrán llegar a ser auténticos sabios.

El oráculo de Delfos (lugar sagrado donde acudían los griegos para preguntar a los dioses las cuestiones que más les inquietaban) desveló que el filósofo Sócrates era el personaje más sabio del mundo y Sócrates lo negó diciendo: “Sólo sé que no sé nada”. El filósofo con esta frase demostró que, en realidad, el oráculo tenía razón, ya que admitir su ignorancia es cosa de sabios.

Hiraya Maqueda Cayetano (2º BCyT)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada