HUMOR FILOSÓFICO

El Gallo

El Gallo (Rafael Gómez Ortega),

fue un torero español

muy famoso, hermano del

más famoso aún Joselito, que

se relacionaba con lo mejor

de la sociedad de su tiempo.

Cierto día alguien quiso presentarle

a Don José Ortega y

Gasset y al preguntar quién

era este señor le contestaron

que era el más eminente filósofo

español del momento.

Entonces, el matador pidió

que le explicaran en qué consistía

su profesión. “Los filósofos

se dedican a pensar” le

contestaron. Asombrado, el

Gallo contestó “Hay gente

pa' tó”.

martes, 2 de junio de 2009

JUGANDO A SER DIOS


Desde la aparición del hombre, éste siempre ha intentado burlar, o retrasar, la muerte. Las medicinas, tratamientos y demás técnicas curativas tienen este objetivo, lo cual está muy bien, pero no hay que olvidar que la muerte forma parte fundamental del ciclo de la vida. Está bien que el hombre trate de curar sus enfermedades, pero deberíamos fijar un límite, límite que a mi parecer se quiso romper el 21 de diciembre del pasado año. Dicho día se puso en marcha el colisionador de Hadrones, aunque posteriormente se tuvo que parar... El colisionador de Hadrones es una estructura cilíndrica cuyo objetivo es colisionar electrones. Esto se hace para reproducir el Big Bang, el origen del universo, y con ello obtener el “Boson de Gibbs” o partícula “Dios”, que no es más que una supuesta sustancia origen de todo. Se cree que con la ayuda de esta partícula se podrían curar enfermedades tales como el cáncer. En un principio, a mí me parece muy bonito, pero por otra parte me parece excesivo. Es como si el hombre quisiera ser Dios, motivo por el que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso. Pero indagando, por interés, descubrí algo muy interesante de estos experimentos..., estaba construido en la frontera de Suiza y otros países, lugar donde existe un vacío legal. Seguí buscando y encontré que una gran parte del mundo científico se oponía a este experimento porque, supuestamente, el choque de las partículas liberaría una cantidad de energía superior a un billón de bombas atómicas. Estos científicos alegaban que se podría formar un agujero negro, el cual tragaría la Tierra en tan solo 3 segundos. Ver que después de poner la máquina en marcha se detuvo por la intrusión de unos hackers en el sistema operativo aumentó mi desconfianza. Pero una vez solucionado el problema, el proyecto se detuvo de nuevo porque al variar un grado la temperatura de la máquina las consecuencias podían ser fatales. Realmente, creo que es una locura, se puede perder más de lo que se puede ganar. Hay científicos que apoyan el experimento pero hay otros que no, ¿a qué bando hay que arrimarse? Yo no tengo la respuesta, pero si tuviera que elegir me quedaría con ese famoso dicho: "Es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer" .

Diego Da Rosa Durán (2º BCS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada