HUMOR FILOSÓFICO

El Gallo

El Gallo (Rafael Gómez Ortega),

fue un torero español

muy famoso, hermano del

más famoso aún Joselito, que

se relacionaba con lo mejor

de la sociedad de su tiempo.

Cierto día alguien quiso presentarle

a Don José Ortega y

Gasset y al preguntar quién

era este señor le contestaron

que era el más eminente filósofo

español del momento.

Entonces, el matador pidió

que le explicaran en qué consistía

su profesión. “Los filósofos

se dedican a pensar” le

contestaron. Asombrado, el

Gallo contestó “Hay gente

pa' tó”.

domingo, 1 de marzo de 2009

CONSUMISMO NO SIGNIFICA FELICIDAD

El mundo consume productos y servicios a un ritmo insostenible, con resultados graves para el bienestar de los pueblos y el planeta. Se trata de un apetito consumidor que está afectando a todos los sectores y que se extiende vertiginosamente. La organización del instituto worldwatch señala, que mientras que casi 3.000 millones de personas sobreviven con menos de 2 € diarios, más de 1.700 millones, o sea más del 25 % de la población mundial, ha adoptado un estilo de vida que en el pasado era exclusivo de los ricos. Sin embargo, este apetito consumidor no sólo está afectando a los mas pobres, sino también a los sectores de mayor recursos. Los mayores índices de obesidad y deuda personal, la escasez crónica de tiempo y la degradación ambiental son síntomas de un consumo excesivo que reduce la calidad de vida de muchas personas, que provoca una insatisfacción constante y que impide alcanzar la felicidad.


Mª Soledad Fernández de los Ríos López (1º BHUSO)

10 comentarios:

  1. ..pues no deberia significar felicidad..pero l significa. Nosotros mismos nos hemos hecho creer que es asi..

    ResponderEliminar
  2. Luis Miguel Domínguez Resina26 de marzo de 2009, 10:35

    En este mundo de grandes consumidores en el que nos rodeamos, este hecho de consumismo, no hace que cubramos nuestro umbral de felicidad, ya que una vez que consumimos sólo hacemos consumir y consumir más.

    Como dijo Aristóteles, el Bien o Felicidad va en busca de una fin, mediante este hecho no llegamos a ningún fin, ya que nunca estaremos satisfechos con nuestras compras.

    ResponderEliminar
  3. No tiene porqué aumentar la necesidad de consumo, así porque así. Yo compro un lapiz y un blog de dibujo de 500 pág y me dura un año, no por ello cuando se me acabe tendré la necesidad de comprarme 2 blogs y 2 lapiz para el año siguiente...a no ser claro, que aumente mi creatividad, pero eso haría que aumentara mi felicidad, ya que de ella depende. En ese caso, si necesitaría consumir más para "poder cubrir mi umbral de felicidad". Pero este hecho no sería malo, sino al contrario, positivo.


    Creo que no me he explicado demasiado bien... >.< pero no sé cómo explicarme mejor...

    ResponderEliminar
  4. Laura de los Santos12 de abril de 2009, 16:00

    Creo que las personas hoy en día sólo piensan en tener más posesiones con el fin de querer aparentar cosas que no son o que no pueden permitirse, esto lleva al endeudamiento personal. En esta parte estoy de acuerdo con el articulo y me parece que tendríamos que solidarizarnos con esas personas que solo tienen 2 euros al día, puesto que lo que a ellos les falta a nosotros nos sobra y como personas que son tienen derecho a llevar una vida digna.

    ResponderEliminar
  5. En esta sociedad de ahora es todo lo contrario,cuanto más se consume más feliz se es, por lo que nos encontramos en una situación en la que según nosotros, la felicidad se puede comprar y, aún siendo la felicidad un bien abstracto que convive dentro de nuestro ser podemos satisfacerlo mediante bienes materiales

    ResponderEliminar
  6. Alfonso Gregorio Velázquez Delgado13 de abril de 2009, 11:39

    Y es que muchas personas confunden los términos consumismos relacionandolos con la felicidad. Yo creo que Soledad tiene mucha razón, la gran mayoria de la población del primer mundo son consumistas, consumiendo y derrochando inecesariamente pudiendo no hacerlo y ayudar con lo que le sobra a otras personas que no pueden permitirse vivir como una persona normal.

    ResponderEliminar
  7. Ángela Guzmán Jiménez15 de abril de 2009, 14:08

    Es una buena frase "consumismo no significa felicidad" aunque es poco "valida" y "eficaz" para nuestra sociedad,ya que estamos involucrados en una sociedad comunista.
    Estamos acostumbrados a buscar la felicidad al final del camino, siempre nos falta algo.Nunca estaremos satisfecho con nuestras cosas materiales y seguiremos en esa busqueda constante e interminable para encontrar nuestra felicidad.

    ResponderEliminar
  8. No debe equivaler el término consumismo a felicidad pero en muchos casos en la sociedad occidental se piensa en lo contrario. El término "felicidad" dista bastante de la relación de cantidad de bienes materiales con la que subsistir dado que ello no se consigue rodeándose de riquezas.
    En la antigua Grecia el hombre feliz independientemente del acopio de riquezas que tuviera era aquel que saciadas sus necesidades gozaba de afecto, bienestar y estabilidad y gente con la que rodearse, con ello el ignorante vivía de modo estable y no se veía perjudicado por sus principales preocupaciones , en cambio, el hombre sabio cuyas causas formales y motivos de interés eran distintos no gozaba en muchos casos de felicidad. Ello se puede identificar en la actualidad con el hombre rico de la sociedad occidental el cual se rodea de materiales innecesarios que no sacian su apetito consumista y no se ve complacido, es decir, feliz.
    En cambio encontramos a los niños, que viven en el interior de África por ejemplo, que rodeados de la naturaleza sin conocer la existencia del consumismo y junto a familiares o amigos se sienten más completos que el anterior caso.
    Esto se debe al cáracter consumista de la sociedad en la que vivimos que insta a creer a los compradores que llenarán ese hueco, esa falta de algo que posee la persona ya sea de amor, amistad, ocio, etc... con multitud de enseres.
    Dadp que no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita, la felicidad no es producto del consumismo desmesurado, es producto del bienestar propio que cada cual consigue de un modo distinto, pero el simple hecho de rodearse de riquezas no conlleva a la felicidad si por ejemplo esa persona es pobre en amigos y rica en bienes, se verá rodeado de posesiones que no bastan para llenar la soledad que sufre.
    Es por ello que felicidad y consumismo son dos términos que no van necesariamente adjuntos.

    Eduardo Perez Naranjo

    ResponderEliminar
  9. Miguel Angel Jimenez Rodriguez14 de marzo de 2010, 19:53

    Estoy completamente de acuerdo con esta afirmación. La sociedad nos arrastra al consumismo pero, cuanto ma tenemos, mas queremos.
    E incluso normalmente envidiamos a personas que tienen mas que nosotros aunque vivamos bastante bien.
    Yo creo que la "felicidad" la tienen las personas que aprecian lo que tienen y los pequeños detalles que la vida ofrece.

    ResponderEliminar
  10. Esperanza Angustias11 de mayo de 2010, 19:17

    Mi compañera nos habla en su artículo de lo consumista que se ha vuelto la sociedad. Un dato que me ha llamado la atención es que más del 25% de la población ha adoptado una forma de vida que en el pasado era la de los ricos.
    Estas personas suelen estar todo el día comprando sin necesitarlo y teniendo a sus familias olvidadas.

    Una prueba excelente para demostrar esto es, en las peleas de pareja, por ejemplo, que el causante de la disputa lo intenta arreglar todo con un regalo cuando, seguramente, la otra persona lo único que quiere es más tiempo con su pareja o que le preste más atención.

    Para la mayoría de la sociedad, desgraciadamente, el dinero les sacia sus necesidades, o mejor dicho las que ellos creen que son sus necesidades porque, por ejemplo, un televisor inmenso de pantalla plana o el último móvil que ha salido al mercado con GPS, Internet, cámara de 10 mega píxeles y miles de características más no te da el mismo calor, la misma compañía o el mismo cariño que tu pareja o un hijo.

    Concluyendo, yo pienso igual que mi compañera, consumismo no significa felicidad, ni nunca lo significará, sólo puede llegar a rozar un espejismo de ella, pero... ¿para que sirve tener una pantalla inmensa de plasma si no tienes nadie con quién disfrutar de las películas?

    Esperanza Angustias Olmedo Romero
    2ºBSO

    ResponderEliminar